UN ESLABON EN LA CADENA:
Publicado en Mayo del 2009 en la Revista Maestros Marciales Nº53

Durante miles de años, las artes marciales fueron transmitidas de maestros a discípulos en una sucesión ininterrumpida desde la creación de cada estilo hasta nuestros días. Muchas veces con cambios (buscados o no), pero siempre con el afán de entregar a las siguientes generaciones de practicantes los conocimientos sobre las mejores maneras de combatir, los métodos de entrenamiento y todo un bagaje aledaño (filosófico, psicológico, histórico, cultural, etc.).

Hoy en día, nosotros, los nuevos profesores de las artes marciales tradicionales, somos embajadores de estos conocimientos y de esta manera de pensar. Al elegir esta vocación, tenemos la responsabilidad, no solo de enseñar las técnicas de nuestro arte marcial, sino también todo el contenido socio cultural que forma parte de nuestros sistemas.

Fíjense sino el ejemplo de esta misma nota. Yo podría haber escrito sobre una técnica y como hacer para que determinado golpe se realice de la mejor manera. Pero este artículo en particular es tan valioso e importante como aquella otra. Del hecho que los profesores actuales comprendamos la importancia de pertenecer a una escuela, respetemos la tradición que recibimos de los antiguos maestros y seamos dignos exponentes del arte marcial que enseñamos, asegura la supervivencia de los estilos a través del tiempo. El pensamiento contrario haría que en el futuro la gente pueda aprender a defenderse, pero se perdería del link a los conocimientos del pasado. Sin tener el acercamiento cultural que nos dá el pertenecer a una escuela, seríamos células aisladas de un sistema en disgregación.

Por otro lado, la pertenencia usualmente nos asegura la continuidad del aprendizaje, la seguridad de una transmisión completa (y no me refiero solamente a un conjunto de técnicas y formas, sino a la calidad y profundidad del conocimiento) y el formar parte de un grupo de gente que tiene los mismos objetivos que uno y trabaja (usualmente durante años) en pos de metas compartidas, siendo la influencia de un grupo comprometido con los mismos objetivos e ideales, mucho mayor que la influencia que podríamos tener en forma individual.

Perteneciendo a una escuela tradicional, manteniéndonos unidos con nuestro maestro y nuestros hermanos de práctica, nosotros, los modernos practicantes de las antiguas artes de combate, nos convertiremos también en un eslabón de la larga cadena que transmite estos tesoros culturales para que así continúen vivos, en las sub-siguientes generaciones de artistas marciales.

 

 

 

 

 

 

 

INSTITUCIONAL
MAESTROS
PROF. ANIBAL TANUS
SEDES

CHOY LI FAT
TAI CHI CHUAN
FOTOS
VIDEOS

MEDIOS GRAFICOS
TELEVISION
EVENTOS
ARTICULOS

ACTIVIDADES
CONTACTO
HORARIOS
VINCULOS