RELACION SI-TO: LA IMPORTANCIA DEL APRENDIZAJE:

Durante generaciones, las artes marciales chinas basaron su efectividad y desarrollo en lo que conocemos como relación Si-To. Con este nombre denominamos a la relación que con gran esfuerzo y dedicación construyen entre un maestro y su discípulo y es el eslabón esencial de la cadena educativa que asegura la correcta transmisión de los conocimientos acumulados, generación tras generación, en el seno de una determinada familia marcial. En la argentina, como en el resto del mundo, hay una gran cantidad de profesores de Kung Fu que, por uno u otro motivo, se encuentra fuera de este probado esquema de enseñanza.

A ellos los denominamos en el ambiente marcial como "autodidactas". Algunos, los mas honestos, reconocen esta situación en tanto que otros la encubren al grado de inventarse desde maestros ficticios hasta el acreditar haber practicado con alguien a quien tal vez ni siquiera conocen personalmente. Cuantas veces habremos escuchado "yo hago la línea de Kong Wing Lam" como si el haber visto sus videos fuese lo mismo que ser su alumno regular, o "mi maestro es tal y tal" como si el haber tomado un seminario con ese maestro lo convirtiese en su discípulo. Hay un tercer grupo, sobre el que trata esta nota y son aquellos profesores que alguna vez practicaron algo, pero que sin haber completado sus estudios, cortaron la relación Si-To, y quedaron huérfanos de maestro desde entonces. Estos profesores tienen determinado caudal de conocimientos adquirido, pero en forma incompleta. Algo así como poseer un rompecabezas al que le faltan varias piezas y no nos permite distinguir la figura final, incapaces para transformar un alumno completamente en maestro, ya que en realidad esa es una condición a la que ni ellos mismos llegaron por falta de formación suficiente. La única solución al dilema que encierran estas tres deformaciones al sistema de transmisión del conocimiento en el Kung fu es la búsqueda de un maestro con el cual sembrar la semilla de la relación duradera. Solo de esa manera, podremos intentar alcanzar nuestro ansiado objetivo: La maestría.

En la foto, podemos ver tres generaciones de una familia del Kung Fu: El Gran Maestro Chan Kowk Wai, introductor del Kung Fu Tradicional en Sudamérica con su alumno, el profesor Horacio Di Renzo y sus discípulos, Rubén Chavez, José Castillo y Anibal Tanus. Claro ejemplo que la perseverancia en el cuidado de una relación da sus frutos y asegura la correcta transmisión de los conocimientos de los antiguos maestros.

 

 

 

 

 

 

INSTITUCIONAL
MAESTROS
PROF. ANIBAL TANUS
SEDES

CHOY LI FAT
TAI CHI CHUAN
FOTOS
VIDEOS

MEDIOS GRAFICOS
TELEVISION
EVENTOS
ARTICULOS

ACTIVIDADES
CONTACTO
HORARIOS
VINCULOS